Nuestra Historia

El Comienzo

Hernán Junco y Raúl González se conocieron en la preparatoria del Tec de Monterrey en donde se hicieron grandes amigos. Hernán dedicó su juventud a viajar, mientras Raúl se dedicó siempre a emprender. En uno de sus viajes a Londres, Hernán visitó un pequeño taller zapatero ubicado en la exclusiva zona de Savile Row. Las manos expertas en este pequeño negocio, eran los responsables de hacer los zapatos para la realeza inglesa. Esa fue la primera vez que Hernán vio unos slippers e inmediatamente quedó fascinado.

Unos zapatos de 800 libras esterlinas, hechos a mano y con las iniciales cautelosamente convertidas en un emblemático monograma inglés resultaron fuera de su alcance en esa ocasión. Pasados los años Hernán comienza a trabajar y compra su primer par de slippers. En ese instante vio un enorme potencial: Nadie conocía los slippers en México. Después de invitar a Raúl por unos tragos para contarle acerca de su idea, el proyecto se concibió.

El Lanzamiento

Tras un año de desarrollar la marca en paralelo con el producto, salieron a mercado con sus primeros 5 modelos de slippers fabricados en León, Guanajuato. El mercado al que naturalmente estaban dirigidos, los llevó a dejar de fabricar en México para migrar toda su producción a Europa, en los países de Italia, Inglaterra, España y Portugal.

El Éxito

Aún y cuando fueron los pioneros del slipper en México, la marca ha crecido y madurado a la par que sus fundadores. Hoy en día, Romero + McPaul ofrece un amplia gama de calzado y prendas confeccionados con materiales de calidad premium y los mejores métodos de fabricación, pero a un precio justo.

Somos una marca de jóvenes y para jóvenes. No seguimos tendencias ni modas, siempre apostamos por lo clásico y eso se puede ver a través de todo nuestro trabajo en donde siempre resaltan tres elementos clave: La Realeza Inglesa, La Navegación y El Ivy League.

Nuestro cliente es una persona de mundo, viajado, culto, leído, paseado. Somos más que una marca de zapatos o ropa, somos un estilo de vida, una comunidad exclusiva que cuidamos con pinzas. — Hernán Junco

Hernán Junco Patrón

Raul González Guerrero